Diario del Gaucho Errante

Estados Unidos es un pais que te engulle, literalmente. He venido muchas veces a tocar, inclusive he vivido aqui una temporada, pero la verdad es que no me deja de sorprender la voracidad del monstruo invisible que es el “culto al dinero”. Aqui Dios es verde y de papel. Es cierto que funciona bien casi todo. Para un Touring Artist independiente cualquiera (como yo por ejemplo) viajar, tocar, ensayar, vender discos, etc se convierte en algo bastante disfrutable. Los músicos angelinos tienen una capacidad extraordinaria de hacer que las cosas caminen con solamente un ensayo, que todo salga bien desde el primer compás y encima son muy puntuales (esto es increible en una ciudad con el peor tráfico del mundo). Las salas de conciertos suenan muy bien, tienen normalmente un técnico muy competente y suele haber un backline bueno. Esto es algo que me marcó la diferencia la primera vez que vine a tocar hace 10 años. Ahora que ya voy teniendo una estructura, una oficina de management y una banda fija creo que se va a poner bueno en los próximos tours.

Me ocurre siempre que viajo: con la “stamina” del recién llegado los primeros dias haces, deshaces y planeas mil cosas. Una vez que el jetlag desaparece todo vuelve a la normalidad y vuelves a ser el de siempre. Aunque salen buenas ideas durante el delirio y está bien anotarlas. Suelo volver a menudo a esas ideas musicales o escritas, las reviso y las evalúo. Nunca las descarto porque seguramente existe una poderosa y oculta razón por la cual salieron de nuestra cabeza (o tripas) y quizá en un futuro no muy lejano nos sirvan, aunque ahora no estemos preparados para ellas. Creo que es una buena forma de avanzar en nuestro camino personal y usarlo (si procede) en el profesional. Tener un registro de lo que nos ocurre diariamente en la vida nos ayuda a conocernos mejor y esto nos genera autoconfianza. Puede ser un diario para escribir nuestros planes, pensamientos e ideas, o también una grabadora (en el caso de los músicos) donde recoger ideas de melodias o secuencias de acordes. Siempre intento mantener mi diario musical activo. Estos dias de gira por américa y el contacto con otra cultura y otras gentes me sirve mucho para generar “ideas” distintas. (casi nunca ideas nuevas, porque en esto del arte el “secreto” está en reciclar). Más tarde volveré a ellas cuando esté en Madrid y alli, con la cabeza fria, veremos si sirven para algo. Este es mi método, para aquellos que me preguntan siempre sobre rutinas y ejercicios con la guitarra o la música en general. Llevo 25 años manteniendo este diario musical casi cada dia, con mejores o peores resultados, pero siempre con la intención de evolucionar como persona y como músico. Las Musas son la Vida misma y hay que tener los cincos sentidos siempre alerta para no perdernos ningún detalle de lo que acontece a nuestro alrededor. Como cantaba Antonello Venditti : Che fantastica storia e’ la vita!!