De Madrid al cielo (literal)

Con el corazón contento me subo al avión que me lleva de vuelta al sol californiano, apenas unas horas después de la gran “Noche Americana” del viernes en El Sol de Madrid. Hace tiempo que acepté que quizá mi lugar no está en ninguna parte, sino más bien en todos. O al menos en todos aquellos que me reciban como Madrid me recibió este fin de semana. Agradecido por el silencio, la casi ausencia de móviles durante el show y la comunión mística de los presentes con el viaje que propone un servidor, puedo decir  con total seguridad que fue uno de los mejores conciertos a “Corazón abierto” que di jamás.

Con la sweet Virginia nos dimos nuestro personal homenaje a la música que amamos. Esos sonidos añejos y profundos que nos transportan a lugares lejanos de norteamérica. Con Depedro… con Depedro tocamos el cielo, probamos el néctar maravilloso de la música emocionante,  la que ha viajado y se ha curtido en mil batallas, la que cuenta las miserias y las virtudes de este mundo que nos ha tocado vivir. Un trovador moderno, un Atahualpa de Carabanchel. Mi amigo Jairo.

Ahora me toca seguir la batalla por estos lugares, con la Stamina “al palo” después una experiencia hermosa como la de Madrid. Creo que he dado un paso adelante con todo esto. No sé como explicarlo realmente…Es como si de repente me conociera un poco más y me reconociera aún más en el lugar (o el torbellino) en el que estoy plantado. Esas cosas lindas que te da la música…

Paz y amor

Twanguero

PD: en breve estrenamos el material nuevo y anunciamos gira navideña ibérica! (Valencia, Bilbao, Vitoria, Logroño, Santander…)